TMori

Desde China con amor #12

In Desde China con amor on 20 de septiembre de 2010 at 09:39

Sábado, como comenté en el anterior post llegó mi familia pero se hospedan al sur de la ciudad mientras que yo estoy en el nordeste, así que las dejé en el metro de camino a su hotel. Por cierto, como aquí está lloviendo a mares le había pedido a Belenzu que las diese un chubasquero para mí y me ha comprado uno superchulo que tiene hasta salida para cascos. ¡¡¡¡¡GRACIAS BELÉN!!!!! Bueno, a lo que íbamos, al parecer llegaron a la parada correcta enseguida, sin embargo yo tardé las dos horas de rigor en el 944. Cuando ya había cenado recibo una llamada, que acababan de entrar en la habitación. Resulta que se patearon varias calles alrededor del hotel, e incluso delante del hotel, preguntando por el mismo y nadie entendía inglés, Hasta que entraron a uno de lujo y la recepcionista, que las atendió/entendió, les comentó que estaban al lado. El problema, que el rótulo estaba escrito sólo en ideogramas y ninguna otra referencia. Mientras, con Javi, nos vimos “Canícula” que junto a “Import/Export”, el día anterior, y “Canino” el pobre está medio deprimido. Aunque “Canino” le encantó. Aún me quedan un par de pelis de “Austriacos enfermos” que me grabó Chema…

Durante la mañana del domingo, Javi se quedó hecho polvo en el estudio mientras que yo me fui a hacer turisteo con la familia. El plan: Tiananmen y la Ciudad Prohibida. Cómo ya iba tarde, con el plus de los desplazamientos (3 horas) éstas ya estaban dentro de la ciudad y yo salí del metro por la parada oeste (la plaza tiene a cada lado una parada de metro y tarda un rato en llegar de una a otra, la principal, por así decirlo, es la este). El caso es que a la salida no veía ni plaza ni ciudad y comencé a caminar por una calle llena de casitas de piedra, preguntaba por Tiananmen y me decían que más adelante. El caso es que después de un rato me encuentro con la Ciudad Prohibida entrada oeste, o sea, a mitad de palacio. Estaba perdido. Pregunté al vigilante y me dijo que Tiananmen estaba al principio de la ciudad y que iba en sentido contrario, vuelta para atrás recorriendo el muro exterior del palacio. Caminata, aunque bonito día y bonitas vistas, lo que debía ser el foso ahora es un estanque enorme con gente en barcas, tipo el Retiro. Pensaba que estaba a la entrada, pero era la entrada de palacio, no de la ciudad. Caminata. Muchísima gente y la mayor parte, como me había comentado Javi, chinos. Vi que comían un polo enorme en forma de plátano y dije, ¿porqué no?. Resulta que eran rajas de melón pinchadas en un palo, rico y fresco el  melón (naranja por dentro). Habíamos quedado delante de la foto de Mao (que es como quedar debajo del reloj de la plaza de Salamanca) aunque la foto de Mao es enorme y hay varios guardias y terreno no accesible delante. Cuando hablé con ellas ya estaban saliendo del palacio, aparecieron a los cuarenta minutos de recorrer patios y patios de la ciudad. Mientras estuve mirando la plaza, si, grande ¿y?. Una explanada enorme que no me decía nada, al igual que lo de ver el palacio, puff. Creo que lo del turismo no es para mí, me gusta ver gente no proezas de la historia que se contemplan mejor en cualquier canal de televisión o revista especializada (ya podéis rasgaros las vestiduras). Me gusta ver las calles y lo que pasa en ellas…

Las llevé hasta el mercado de antigüedades (Mercado de Antigüedades Panjiayuan) en el que estuve con Javi el pasado domingo. Tres zonas, libros viejos, cerámicas viejas, y esculturas para el jardín (supongo que viejas). A tiro hecho, a por unos carteles super chulos de la revolución. El domingo pasado pillé uno, me lo cobraban a 5 ¥ quise regatear y fue imposible (después Judas me confirmó que lo había comprado barato). Por probar, en lugar de preguntar al mismo pregunté al de varios puestos más allá bien los que decía nuevos (cuatricromías de la misma época con fotos de Mao) a 40 ¥ y los viejos (de la misma época pero en serigrafía de dos/tres tintas) a 60. le dije que ni hablar, me presenta la calculadora y que escriba lo que quiero darle: 3 ¥. Se puso echo un basilisco y no se que chinadas me dijo, le mandé a tomar por saco y fuí donde el otro día. Lo mismo, ¿a cuanto?, a 5 ¥, ¿4?, no 5. Ok, ¿y 10?. La vendedora se queda extrañada hasta que la cogí diez carteles, aliviada me pone en la calculadora 40 ¥. Cuando me encuentro con ma & sis, que se habían ido directas a la zona de porcelanas, estaban en pleno regateo feroz. Mi hermana es una hacha para eso. Le manda a la mierda y más adelante viene el tipo que vale, que lo deja al precio que ella quería. En estas me pregunta: «¿Para que te vienes a China a comprar carteles de Calsberg?». No había pillado la coña de cuando me preguntó si estaba mirando carteles de Mao y le dije que no que de Calsberg… La siguiente compra, una tetera, mi madre empieza a señalar teteras, y los chinos/as de los puestos se comienzan a excitar: tetera, tetera. El caso es que según comparábamos dos o tres regateando el precio comenzó a llegar una marabunta de chinos con teteras a ponérnoslas delante, a decirnos los precios, a ponernos calculadoras. Rodeados como si fuese un enjambre de zombies con teteras de la mano. Te escapabas del círculo te dabas la vuelta y veías a más chinos con teteras y calculadoras diciendo «Halo, halo». Mi hermana, ya agobiada dio un berrido y se calmaron. Pero en cuanto tocó una de las teteras para comprarla comenzaron todos a gritar y venir más con más… Cuando conseguimos salir de la zona estaban cargadas de teteras envueltas en papel de periódico. Aún así, cuando nos íbamos del rastro nos seguían dos o tres personas ofreciéndonos teteras. Agotados nos fuimos al metro y nos separamos donde las líneas se bifurcan. Cinco de la tarde, metro y bus 944 petado hasta las trancas, llegué reventado al estudio a las 20h. Al entrar me estaba esperando Javi y me dice: «Qué, ¿nos vamos a la inauguración de Judas?».

  1. Guapo, te quiero mucho, lo sabes, pero no pienso empapelar la casa con caras gigantes de Mao, ni cuatricomia, ni serigrafia ni leches…
    ¿cuando vas a ir a comprame un pornokimono????? :-)))

  2. Me encantan las historias de la familia Mori en China!!! quiero más!!!más!! jurl… y la foto del aeropuerto es maravillosa… Pues en plan pelis no veais la “Tumba de luciérnagas” del entrañable Isaho Takahata, papá de Heidi y Marco… que bajón de peli por dios… sólo “Un tipo serio” de los Cohen me levantó la tarde de ayer.
    Bueno, que me da mucha cosa tener a toda la familia en China, cuidaros plis. Dale besos a mamá y a Olga de mi parte!!! y pa¨ti tambien!! 我爱你 !!!

  3. No es lo mismo “Javi se quedó y echó un polvo en el estudio” que “Javi se quedó hecho polvo en el mismo”, vamos digo yo….

  4. Ey!mira lo que encontré, está interesante.
    Asi lo llaman ellos:
    Depósito de poesia visual.
    http://www.ubu.com/film/index.html
    http://www.ubu.com/resources/faq_spanish.html#1

    Mmmmmuuuuaaaakkkk!!!

    p.d: Mi anterior comentario está aun pendiente de moderación. ¿Que chungo no?, ¿Será porque os he puesto en chino-simplificado (que no tradicional), “os quiero”? ains…

  5. jajaja,me recuerda a pelis de los hermanos marx, no me imagino ir de visita a China con juanetes o callos en los pies, porque amigo… ¡¡menudas caminatas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: